sábado, 30 de junio de 2012

CONSEJOS PARA HACER UNA BUENA INVERSIÓN


CONSEJOS Y PAUTAS PARA HACER UNA BUENA INVERSION

Invertir es el paso que muchas veces mas teme uno en dar, salvo aquel que cuenta con experiencia, pues pone en riesgo el capital muchas veces total de uno; pero tranquilo, debes tener en cuenta muchos puntos si quieres quieres que esa inversión sea casi segura, pero sobre todo te permita ganar la experiencia que necesitas para poder generar capitales muchos mas grandes.

Capacitarse

Antes de invertir el dinero que probablemente nos costó mucho tiempo y esfuerzo conseguir y ahorrar, e incursionar en un área que probablemente no conozcamos bien, es necesario que nos capacitemos bien en el tema de las finanzas.

Lo cual no significa que tengamos que convertirnos en expertos u obtener algún título en finanzas, sino que simplemente debemos familiarizarnos con algunos conceptos financieros, especialmente aquellos relacionados con el tema de las inversiones, tales como rentabilidad, manejo de del riesgo, diversificación, etc.

Asimismo, debemos informarnos y familiarizarnos también con varios de los instrumentos, vehículos o alternativas de inversión existentes, tales como negocios, acciones, bienes raíces, fondos de inversión, etc.

Especializarse

Un buen consejo sobre inversiones es elegir un área de inversión en la cual empecemos a incursionar, y procuremos conocer a fondo hasta llegar a ser expertos o especialistas en ella.

Por ejemplo, podríamos empezar a invertir y especializarnos en el campo de los negocios (y dentro de los negocios, algún tipo de negocio), en la bolsa de valores, en los bienes raíces, en los fondos de inversión, etc.

Y luego de habernos especializados en una determinada área de inversión, y haber tenido cierto éxito en ella, recién empezar a incursionar en otras áreas.

Analizar bien una inversión

Ante una oportunidad de inversión, siempre debemos tomarnos nuestro tiempo y analizar bien todo lo referente a la posible inversión.

Para ello, es necesario recopilar toda la información que podamos sobre el activo, vehículo o instrumento de inversión (sus características, la rentabilidad que ofrece, su mercado, etc.), analizar bien dicha información y, de ser necesario, compararlo con otras alternativas de inversión.

Sólo realizando un buen análisis de la posible inversión, sabremos su real potencial de rentabilidad, conoceremos su verdadero riesgo, y la podremos aprovechar de la mejor manera posible.

No realizar un análisis exhaustivo

Es cierto que ante una oportunidad de inversión, debemos tomarnos nuestro tiempo y analizarla bien, pero también es cierto que debemos evitar realizar un análisis exhaustivo y caer en lo que se conoce como “parálisis por análisis”.

Debemos saber que por más que analicemos una posible inversión, siempre habrán cosas que se no podremos ver o prever, y que si nos tomamos demasiado tiempo en analizarla, podríamos llegar a perder la oportunidad.

Por lo que ante una buena oportunidad, debemos realizar un buen análisis de ésta, pero evitar caer en el extremo de querer recopilar toda la información existente o tratar de prever todas las posibilidades; ante una oportunidad, debemos evitar analizar las cosas en demasía, y procurar actuar lo más pronto posible.

Asumir riesgos

Por más capacitados que estemos, o por más análisis que realicemos, siempre existirá el riesgo al momento de invertir.

Debemos saber que al dejar de invertir en algún vehículo o instrumento de inversión debido al riesgo que éste presenta, podríamos estar dejando pasar una buena oportunidad.

Por lo que ante una buena oportunidad, debemos evaluar el riesgo que presenta (por lo general, mientras mayor potencial de rentabilidad, mayor riesgo presentará), procurar minimizarlo al máximo (capacitándonos, informándonos y analizando), y saber asumir el poco riesgo que siempre quedará.

Diversificar

Y, finalmente, el consejo más difundido sobre inversiones es el de diversificar, es decir, no invertir todo el dinero en una sola inversión, sino distribuirlo en diferentes inversiones, con el fin de minimizar el riesgo.

Si decidimos concentrar todo nuestro dinero en una sola inversión, corremos el riesgo de que dicha inversión obtenga malos resultados y que lleguemos a perder parte o el total de nuestro dinero.

Por el contrario, si invertimos de manera diversificada, minimizamos el riesgo, ya que para perder nuestro dinero, varias de nuestras inversiones tendrían que tener malos resultados al mismo tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada